Todo en una noche

El amor rompe cualquier obstáculo, hace parientes a la maldad y el bien.

Cada vez que leemos una obra de amor encontramos como protagonistas a humanos ó a no humanos, a habitantes de la noche ó habitantes del día. Pero que ocurriría si uniéramos un alma mortal con un muerto viviente, con un vástago. Veamos que nace de esta ficción fantástica.

Cae la noche, el día recesa su mandato, la Luna recibe el poder y a su lado también lo reciben los habitantes de un mundo en tinieblas, los dueños y señores de la oscuridad.

Un vampiro vuela sobre una inmensa ciudad, se siente agotado, no ha bebido sangre en varios días, sus ojos se cierran automáticamente, la sed provoca un vacío en él. El débil vástago comienza a descender suavemente hasta impactarse contra las tejas de una vieja casa, su cuerpo rueda por el aire como una roca, la fuerza de gravedad hace que el inmortal se impacta con la periferia, el borde de la calle. Cae frente a una puerta, la cual se abre y un joven rostro recibe al extraño. No se sabe quien es, pero la idea solidaria inunda el corazón de la mujer. La solitaria chica carga el cuerpo y luego de un poco de trabajo lo recuesta en el sofá de la sala. Se queda junto al pobre hombre apreciando su belleza, los ojos del extraño embobecen a la dama.

Poco tiempo después…

Las dos almas, una mortal y otra no humana, yacen juntas, la cara de la joven esta sobre el cuerpo de vástago. Los ojos del extraño luchan por abrirse, la tranquilidad del lugar se ve interrumpida por el acto. La joven despierta y lanza una mirada hacia el hombre, sus ojos intercambian la visión, el extraño parece olvidar el dolor que le provoco la caída, al fin y al cabo el había sido el causante del encuentro. Parece estar feliz solo observando a la bella mujer, pero la debilidad no quiere ser su cómplice, el dolor se expande en su corazón, la carne se torna blanca y en un gemido deja al descubierto sus colmillos. La joven corre hacia la cocina, toma un cuchillo afilado y cortándose la mano le da de beber al vampiro. Entre una la confusión y una pregunta que perturba su mente, el individuo se desmaya en el sofá. Descansa un poco, no mucho y cuando se despierta…

– Gracias señora, pero como supo que necesitaba un poco de sangre- dice el hombre mirando a la joven desde el sofá.

– Nada de señora, todavía soy una niña, solamente tengo veinte años- exclamo la muchacha.

– Entonces acepte mis disculpas, pero quisiera que me respondiera el final de mi pregunta-

– Se refiere usted a como me di cuenta que necesitaba sangre-

– Si, exactamente-

– Eso es fácil, me gustan las historias de Drácula y soy conocedora del tema. Por lo que cuando vi colmillos en tu boca supe que eras un vampiro-

– ¿Y eso no te da miedo?- pregunto el vástago.

– Si, pero el amor hace que el miedo sea una palabra sobrante en el vocabulario- respondió la joven con una mirada profunda.

– Es cierto lo que tus labios pronuncian, cuando tus ojos mortales interactuaron con los míos, mi corazón y su vieja maquinaria oxidada por el tiempo echaron ha andar. Dejaste de ser mi victima para convertirte en mi existir. Te convertiste en la respuesta a la vida de misterio, soledad y vació que tengo. Tu mundo se convirtió en el mío y mi mundo se trasformo en día para ti- comento el vástago.

Los dos jóvenes mezclaron sus vidas, su amor a primera vista quedo sellado con un beso, un intercambio de saliva, de pasión. Otra vez el amor venció, su poder invencible transformo lo malo en bueno, unió la oscuridad y la luz en un solo cuerpo, en una sola alma.

Por el momento ya me despido, ya el Sol sale y la Luna se oculta, al fin y al cabo lo que ocurrió aquí fue solo en una noche. Nos vemos cuando la Luna vuelva a salir. Hasta la próxima aventura, hasta la próxima historia de ficción, de vampiros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s